<No fue lo que buscaba desde un principio, pero así pasa con las derivas.
Todo se vuelve incierto desde el momento en el que dejo el circuito habitual.
Dos calles más arriba y una ramificación, es ahí donde estaba esperando ser encontrado.  
Fuera del mirador, junto al monumento, ahí estaba.
Dos retratos de diferente procedencia y materia.
Uno de ellos, el monumento, fue creado para soportar a una ciudad que no conoce el sentido del clima y el segundo, permeable, con unas cuantas lluvias encima, un diario. Sigo sin conocer su autor, pero puedo oírlo en cada palabra./>

DESCONOCIDO