Todas las calles vistas desde un filtro transparente. 
Si bien no cambian los colores, hace que el viento deje de ser percibido a través de la piel.
Este se convierte en un recuerdo.
Está presente, solo diferente.